Sobre nosotros

    Somos los hermanos Adrián y Yago Iglesias, aficionados a la fotografía de paisaje y lightpainting. La fotografía nunca llamó nuestra atención hasta que un día descubrimos la fotografía nocturna.

   La espectacularidad de aquellas imágenes nos llevó a pensar que eran fruto del retoque digital pero cuando descubrimos que se trataba de fotografías de verdad gracias al contenido que encontramos en la web sobre Mario Rubio y José Benito Ruiz, quisimos probarlo y nos lanzamos de lleno a este mundo.

   Nuestros primeros pasos los dimos a finales del 2013 cuando Mario Rubio impartía un taller muy cerca de nuestra ciudad de A Coruña y decidimos apuntarnos. Tras este taller, cada fin de semana tocaba salida nocturna y poco a poco fuimos avanzando, conociendo a muchos y muy buenos amigos y enganchándonos cada día más a la fotografía nocturna.

   Dos años después, la nocturna nos había dado un aceptable control sobre la técnica y la luz por lo que empezamos a interesarnos por otras disciplinas para seguir aprendiendo y creciendo como fotógrafos. El siguiente paso fue la fotografía de paisaje diurna y más tarde decidimos probar también la fotografía en blanco y negro, sobre todo para centrarnos más en nuestros estudios de composición que hoy son nuestra prioridad.

   Todas nuestras fotografías carecen de cualquier tipo de retoque digital, nuestra máxima es lograr el mejor resultado posible sobre el terreno y nunca volvemos a casa con las manos vacías. Unos días traemos fotografías y otros días traemos algo nuevo aprendido. Nunca solucionaremos sentados delante del ordenador lo que no supimos solucionar sobre el terreno.

   En nuestra opinión, las redes sociales y la ignorancia de muchos aficionados e incluso profesionales han otorgado a fotógrafos mediocres y carentes de formación de calidad el estatus de “maestros”, convirtiéndolos en referentes para mucha gente. Esto ha provocado que nos veamos envueltos en un gran círculo de mediocridad.

   Si queremos llegar lejos de verdad debemos tener referentes de verdad. Si nuestros referentes son mediocres, a lo máximo que podremos llegar será a ser mediocres. Si para que las imágenes de un fotógrafo llamen la atención necesita dedicarles horas de procesado y retoque digital, pegar auroras en Islandia o vías lácteas, sólo se llevaran cientos de “likes” de una gran masa de ignorantes.
Un maestro de la fotografía no es el que pega cielos cuando no son de su agrado y luego calla o incluso miente, un maestro es el que consigue una gran instantánea con cualquier luz y en cualquier localización.

   Nuestros mayores referentes son maestros como José Benito Ruiz, Jan Tove, Peter Dombrovskis, Jan-Peter Lahall o Eliot Porter. Sin olvidar a los grandes maestros de la pintura que acumularon siglos de conocimientos mejorados generación tras generación hasta llegar a la nuestra. La generación que decidió romper la cadena y tirar todos esos conocimientos a la basura para tomar la mediocridad por bandera.

   Tras leer todo esto algunos podréis pensar que la fotografía es difícil pero nada más lejos de la realidad. La fotografía no es difícil pero el mejor camino no es el más corto ni el más rápido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario